martes, 20 de enero de 2015

Volver a empezar...

Normalmente, para los que no tenemos 30 tablas, cuando llega una nueva es como comenzar, aún está por entrar al agua. 5´4´´x 21´´ 1/4 x 2´´ 3/4, unas medidas poco frecuentes para lo usual en Perú, pero que me apetecía mucho probar en los días "normales", son las mismas medidas de la RECHONCHA, pero con algo menos de volumen en los cantos y el tail algo mas estrecho, ya les contaré como me va..






martes, 30 de diciembre de 2014

Progresión en Surfing by Justin Housman (una traducción libre)


Hoy he leído en SURFER Magazine este artículo, que he traducido de la mejor forma posible (perdonen los errores). No deja de ser una obviedad en sí mismo, pero de vez en cuando no está de más pararse a filosofar sobre el que nos hace felices o infelices en el surfing. Algo que debe servir para los que se está iniciando en este mundo y solo ven el lado deportivo o para los que tienen 18 y se comen el mundo antes de que su esqueleto empiece a no seguirles el ritmo o para los que yo llamo, surferos experimentados, de 40 en adelante, que bien pudiera considerarse la tercera edad del surfing.
El artículo es de Justin Housman y lo pueden leer en inglés en  progression-in-surfing.

"Tom Blake amaba surfear A él le encantó. El concepto de un surfero vagabundo comenzó con él. Blake era más o menos la versión beta de lo que ahora llamamos "un surfista." Él se trasladó a Hawaii, vivió en un barco, pequeños trabajos, y sufeó cada día hasta bien entrados los años 50. Cuando había demasiada gente, renunció en favor de otros deportes acuáticos. Blake también fue un cultivador temprano de ese rasgo más importante de la persona que practica surf, del "hardcore": total desprecio por la sociedad, marinero de agua dulce. El tipo estaba dedicado. Nadie ha vivido la vida surfera con más entusiasmo que Blake. Bueno, nadie excepto Mason Ho.

Increíblemente, todo incentivo de Blake vino de tablas de surf que se parecen más a cajas de café antigua que a una tabla de surf moderna. Él surfeó en alas de aviones gigantes de madera que aún pesaban 40 libras, incluso después de que descubriera cómo hacerlas huecas, y hasta que se inventó la quilla, todas sus tablas fueron sin aletas. Él montó casi exclusivamente pointbreaks deleznables. Nunca se entubó. Él nunca golpeó el labio. Ni siquiera hizo un giro. Tom Blake, tan crítico como él era en el mundo de surf pre-moderno, ni una sola vez publicó en youtube un autovideo en el tubo con una GoPro. Lo sé. No puedo creerlo tampoco.

Lo verdaderamente sorprendente es que a pesar de todas las limitaciones que acabo de mencionar, Blake y sus contemporáneos disfrutaron de surf cada pedacito tanto como tú y yo, y casi tanto como Mason Ho. Hay dos interpretaciones de este pedacito de historia del surf: uno que es simplemente interesante y uno que es un poco preocupante. Francamente, no estoy seguro de la interpretación más precisa. Tal vez ambas. Parece que: 1) la progresión continua y el cambio es necesario para seguir surfeando por diversión, o 2) todo lo contrario, la progresión no parece haber hecho el surf más divertido o más adictivo de lo que era hace 90 años. Odio decirlo, pero me estoy inclinando hacia la última.

No estoy sugiriendo en absoluto que nos remontamos a 1930 con sus tablas huecas ni nada. Eso sería verdaderamente absurdo. Asimismo, no es el punto. La progresión es completamente relativa de todos modos. Imagínese cómo se hinchó la mente de Blake cuando él tomó la primera ola tras clavar una quilla de barco en el fondo de su tabla y la pilla muy hacia la pared de la playa de Waikiki. En ese momento, Blake había llegado a la cima de la progresión de tablas de surf de alta tecnología. Su caja de cigarros fue la tabla de fibra de carbono, forrada con Kevlar, stringerless asimétrico de seis aletas de su día.

Le tomó unos pocos años antes de que la quilla de Blake realmente funcionara, pero una vez que lo hizo, el surf nunca, nunca sería lo mismo: En realidad, surf realmente no cambió en absoluto. Lo hicieron las tablas de surf. ¿Y lo hicieron cómo montaban las personas?. Pero navegar en sí, como sentimiento, como una forma de vida, más o menos, es exactamente lo mismo hoy que la época de Blake.

Siguiendo esta lógica, comienza a parecer que todo el esfuerzo para mejorar el surf, ya sea a través de diseño de la tabla o el rendimiento, no está del todo claro para qué sirve en absoluto. No hay meta final en el surf que no sea pura diversión. En algún momento en el futuro, ¡oh, no sé, digamos que en 2031, en el McWalmazon Pipeline Pro algún chico o chica se tire un switchstance pie tonel detrás de la pelota de espuma de una ola de 10 pies y finalmente habrán empujado el límite al máximo de la capacidad humana en surf. Bueno, capacidad mejorada PED no ciborgianas o de todos modos. (Eso es una columna diferente. Manténgase en sintonía.) Surf habrá finalmente alcanzado niveles de rendimiento de los dibujos animados de Rick Griffin. ¿Qué, entonces? ¿Qué pasa cuando no nos podemos entubar profundo, o hacer cualquier aéreo? Si se detiene la progresión de surf, tampoco deja de ser divertido? Por supuesto que no.

Los movimientos de carácter  inconformista y legiones de Knost acólitos lo demuestrán. Por no hablar a nadie sobre la edad de 30 años que se encuentre surfeando por todos los días con rendimientos decrecientes por culpa de la calcificación de ligamentos y abultadas partes centrales del cuerpo. El resurgimiento de las personas que sufren tablas retro-modernas muestra que el surf de alto rendimiento ya ha sobrepasado la capacidad de los surfistas promedio. El punto es, como individuos, no tenemos que progresar en el deporte para divertirnos.

Pero de vuelta al mundo de surf en su conjunto. ¿Qué sentido tiene el diseño de la tabla superavanzada y cada vez más orientada al alto rendimiento si no se mejora la experiencia cotidiana de surf? Nada. No estamos teniendo más diversión que los surferos malditos con sus tablas 70s con aleta single en las pequeñas rompientes.

Este problema no es necesariamente exclusivo de surf. Si usted tiene una computadora nueva o teléfono, usted estará probablemente bastante contento con su rendimiento. Pero en cinco años, cuando usted está caminando alrededor con los más nuevos, más brillantes, más poderosas procesadores de computación-teléfonos que hace Appel , no estarás disfrutando de lo que tienes. Mantenerse al día con las innovaciones en gran medida innecesarias es sólo una parte extraña de la sociedad moderna, el surf incluido.

No estoy por encima de todo esto, claro está. Nadie lo está. No hay nada que hacer al respecto tampoco. Pero vale la pena reflexionar sobre el hecho de que el surf ha crecido y evolucionado desde que dio el empujón inicial Duke con el renacimiento de este deporte hace un siglo, poco parece haber cambiado en lo que respecta a nuestro disfrute puro. Cada generación es pionera de forma sucesiva, a los surfistas nos ha marcado el comienzo de un movimiento a otro, la apertura de más partes de la ola, destruyendo los límites de tamaño de las olas y su potencia, volver a dibujar los mapas de en qué lugar del mundo se puede sufriera. Sin embargo, la parte más fundamental: experiencia-la autosatisfacción de cabalgar una ola, que elevamos por encima de cualquier otra cosa en nuestra vida diaria se ha mantenido sin cambios durante todo este tiempo."


Para documentar un poco el articulo tienen estos tres videos de los surferos nombrados en el artículo, en el primero además de Tom Blake aparece el creador de la revista "SURFER Magazine".


Tom Blake
 

Mason Ho

Alex Knost

jueves, 27 de noviembre de 2014

Punta Rocas con "ambiente"

El domingo Punta Rocas parecía la parada del metropolitano a las 7 de la mañana, muchas prisas, pisotones interferencias y masificación…





 Yo decidí tirar para Caballeros, menos gente, tablas de menor tamaño y olas mas surfeables, mas manejables, ¿mas divertido? no, eso seguro que no, el mar es siempre divertido.